Porqué Blockchain no es la respuesta (Jimmy Song)

#1

Hay un mito persistente que la tecnología blockchain es reciente y que si se le da suficiente tiempo, alguien hará algo que tenga una utilidad distinta al dinero. A esto llamo el síndrome “Blockchain, no Bitcoin” y en este artículo voy a disipar el mito de que los casos de uso para blockchain están a la vuelta de la esquina, que estos aportarán descentralización a todo y que es una nueva tecnología revolucionaria.

Blockchain no Bitcoin ya tiene 5 años

La obsesión corporativa con blockchain ha iniciado el 2014, poco después de que Bitcoin apareciese en su radar. En lugar de prestar atención a la revolucionaria, innovadora, descentralizada y dinero digitalmente-escaso que es Bitcoin, estos han tomado conceptos de el software y lo han llamado “Blockchain”.

Múltiples grupos en la industria se han formado hasta el momento, como Hyperledger y R3, también empresas de valores y activos digitales han intentado crear un mercado alrededor de esta tecnología.

Lo que tienen en común es el uso de la palabra blockchain como una panacea para una inmensa cantidad de problemas de todo tipo en las industrias. En el típico estilo corporativo, han tomado la palabra “blockchain” y la han bastardeado para que signifique lo que ellos quieren que signifique.

La ignorancia se encuentra con el bombo

La vida que ha tomado la palabra “blockchain” alrededor del año 2015 ha sido increíble. Miles de personas, especialmente aquellos que no eran técnicos, a menudo con un conocimiento vago de cómo funciona Bitcoin, decía cosas como “creo en la tecnología, pero no creo en Bitcoin”. Esta era aparentemente la respuesta de “consenso” para personas de negocios que querían aparentar el estar al tono en la tecnología.

Puede entender el por qué debido a dos razones. La primera, la reputación de Bitcoin desde el año 2011 hasta cerca del 2015, e incluso en algún grado hasta hoy, era indeseable. Bitcoin se había asociado con actividades como la compra de drogas, el pago por un anuncio en el sitio Backpage, o incluso con ser un anarco-capitalista/libertario/fanático de Ron Paul. Segundo, al alabar la tecnología, un ejecutivo podría aparentar estar en la vanguardia de algo que es muy técnico para que otros lo cuestionen con efectividad.

En otras palabras, endosar “blockchain” y no Bitcoin otorgaba a muchos ejecutivos de negocios la apariencia de experiencia y conocimiento sin las desagradables connotaciones asociadas con Bitcoin en ese momento. Lo que queda claro de las acciones subsiguientes es que ellos no tenían idea de lo que era blockchain y sembraron las consecuencias de su propia ignorancia.

Su ignorancia condujo a ingenieros mediocres con poco entendimiento de sistemas de incentivos, teoría de juegos o incluso criptografía de llave pública a enmascararse como expertos en blockchain. Estos “expertos” embaucaron a los ejecutivos con la creencia de que la solución al mayor problema para una industria en particular debería construirse con una blockchain, algunos desarrolladores y algo de dinero. Sin embargo, nos estamos adelantando. Antes de que el síndrome “blockchain, no Bitcoin” tomase calor, mucho combustible en la forma de bombo le había precedido.

Blockchain: la panacea para todos los males

La presunción de conocimiento condujo a libros como The Blockchain Revolution, que promete soluciones para, básicamente, todos los sectores en la economía al mismo tiempo que ofrecía unos pocos conceptos técnicos tentadores en términos suficientemente vagos para que muchos ejecutivos sintiesen la necesidad adolescente de que se estaban perdiendo la nueva tendencia tecnológica de la “tecnología blockchain”.

Para ser honesto, muchos han sido capturados por la promesa de soluciones a problemas reales para su industria. Para la sanidad, “blockchain” de alguna manera podría hacer que la historia médica del paciente este disponible a proveedores de salud exactamente en el momento adecuado sin violar la privacidad del paciente. Para el derecho, “blockchain” podría de alguna forma crear contratos perfectamente justos sin la necesidad de abogados expertos. Para la cadena de suministro, “blockchain” podría probar de algún modo de quien ha sido el fallo para que alguna parte haya resultado debajo del estándar o que ciertas partes no se hayan entregado. Para el arte, música y televisión, “blockchain” de alguna manera podría recompensar a los creadores lo que se merecían combatiendo al mismo tiempo la copia ilegal y eliminando los intermediarios. Para los anuncios en línea, “blockchain” podría de algún modo hacer más acertado el seguimiento, reducir el fraude y eliminar los diferentes intermediarios que en conjunto se llevan una buena parte del beneficio. Podríamos seguir y seguir y seguir (N.d.T. escribiendo) acerca de los problemas increíblemente difíciles que “blockchain” podría supuestamente resolver.

No es coincidencia que estas promesas correspondan a inmensos problemas en cada industria. Blockchain se ha convertido en un lienzo blanco sobre el cual cualquier problema se puede pintar como posible de ser resuelto. Literalmente cientos de startups y consorcios de la industria, muchos utilizando ICOs, prometen resolver las mayores ineficiencias en cada industria utilizando “blockchain”.

Muchas de estas startups han sido creadas por veteranos de una determinada industria quienes han pensado que la única pieza faltante han sido los desarrolladores que implementen el sistema blockchain que pueda resolver todo. Su razonamiento ha sido que ellos tienen la experiencia para determinar cuales son los problemas y que incorporar algunos expertos blockchain será todo lo que se necesitaría para mejorar su industria y crear un sustancioso beneficio para si mismos.

La realidad de Blockchain

¡Esto funcionara solo si estos desarrolladores pueden entregar lo que los veteranos de la industria desean! ¿Cuán difícil puede ser construir una base de datos perfecta, auditable, descentralizada y cifrada que ejecute terabytes de contratos inteligentes, rápida y eficientemente utilizando oráculos que se comprueben el uno al otro utilizando pruebas de cero conocimiento (“zero-knowledge proofs”)?. Seguramente algunas líneas de código en Solidity podrían crear un sistema escalable, probablemente correcto y mantenible que pueda resolver los mayores puntos de dolor de la industria X, ¿cierto? Pues, no.

Blockchain se ha convertido en una palabra pegadiza que significa “resolviendo el mayor reto en la industria X” utilizando jerga sofisticada para convencer a la gente de que el reto se puede alcanzar. La realidad dista mucho. Lo que muchas de estas startups han descubierto es que blockchain no es una panacea. Primero se encontraron con problemas de los que conocíamos hace mucho tiempo como el problema del oráculo, o el problema de consenso, o que si los contratos Turing-completos son analizables, o el problema del parasitismo. Resulta que blockchain, lejos de ser una panacea, es en realidad un obstáculo para crear estas soluciones debido al requerimiento, al menos nominalmente, de la descentralización.

Para empeorar las cosas, los desarrolladores encargados de crear estos sistemas han sido completamente ignorantes acerca de los incentivos de usuarios y nodos y las posibles formas de aprovecharse en un entorno hostil.

El fallo absoluto

El resultado de tales engaños ha sido tristemente predecible. Cuando promete más de lo que puede entregar con talento mediocre en una tecnología que poca gente entiende, no podrá entregar mucho. Muchos de estos esfuerzos han logrado absolutamente nada. Los pocos que han creado pruebas de concepto no han progresado a productos completos. Los pocos productos completos que se han publicado tienen muy poco uso (menos de 2000 usuarios por día se considera un fallo absoluto para una aplicación o sitio web).

A pesar de todo esto, las ICOs que promueven blockchains descentralizadas para la industria X, esfuerzos empresariales blockchain para optimizar Y; e incluso blockchains públicas para algún servicio Z, se continúan promocionando como el futuro. A menudo surgen diferentes argumentos cuando se señala la discrepancia entre las promesas y los resultados.

¿Cómo puedes estar seguro de que nada diferente de Bitcoin saldrá de esta tecnología?

Es cierto, solo basta un contra-ejemplo para refutar mi tesis que Blockchain es realmente útil únicamente para dinero sano. Sin embargo, sin bastardear la palabra blockchain, la esencia de “lo que las blockchain proveen” son las propiedades de descentralizado, autoritario y costoso de alterar datos. No es sorpresa que estas son exactamente las propiedades que se desea para dinero sano como Bitcoin.

Desafortunadamente, lo que necesitan los proyectos no-monetarios generalmente, dado que es software para una industria que está regulada, en cambio y creciendo; es un sistema centralizado, actualizable y escalable. Cada requisito se hace mucho más difícil cuando se combina con una blockchain. En otras palabras, blockchain es la herramienta incorrecta para el trabajo.

Incluso si por algún milagro una aplicación creada en una blockchain se hace popular, un equivalente centralizado, sin el extraño blockchain será más barato, rápido, más confiable, más mantenible; teniendo igualmente el mismo punto único de falla que la versión “descentralizada” blockchain. O, puesto de otra manera, cualquier dApp popular está destinada al fracaso frente a un competidor centralizado en costo, velocidad, características y escala.

¡Mucha gente está trabajando en esto! Algo tiene que salir de allí.

Mucha gente trabajando en algo no significa que los deseos se transforman mágicamente en realidad (ver: alquimia, fusión en frió, coches voladores, etc.).

Incluso eso es exagerar el punto. Los coches voladores al menos son posibles. En lo que la mayoría de estos proyectos están trabajando es en círculos cuadrados, o máquinas de movimiento perpetuo: servicios descentralizados que tienen control centralizado, es decir, imposibilidades lógicas.

Puedo oír las críticas ahora, “¡Jimmy está en contra de la experimentación, empresa y crear nuevas cosas!” Esta es una clásica táctica de cebo e interruptor. La experimentación está bien para empezar. Poner más dinero en experimentos fallidos es simplemente poner buen dinero en lo malo. Estos experimentos “blockchain” tienen una historia de ser estériles y tienen poco asidero en la realidad. Son gasto de capital y esfuerzo humano y no conducen a ningún bien o servicio útil. Todo lo que hacen es permitir buscarse una renta a los charlatanes.

¡Se ha invertido mucho dinero en esto! ¡Alguien surgirá con algo!

Algunos retos en ingeniería simplemente no son un asunto de inversión, son un asunto de innovación. Lo que es peor, cuando una empresa es obligada a utilizar una tecnología particularmente incómoda como blockchain, existe una aún menor probabilidad de que algo se obtenga de esto. Este es el clásico error de una solución buscando un problema. Y, no, más dinero no hará que mágicamente encuentre un problema en el mercado del cual obtenga beneficio y que para la cual una blockchain resulta ser la solución más óptima.

Conclusión

“Blockchain, no Bitcoin” no es un concepto nuevo. Los últimos cinco años se ha producido nada con esta tecnología así llamada “blockchain” y es improbable que veamos algo los próximos cinco. Lo único en lo que blockchain parece ser bueno es en prometer resolver los mayores problemas mientras que entrega muy poco y consume enorme cantidad de capital.

Blockchain es una solución en busca de un problema. Mucha gente ha sido cautivada por “blockchain” y pretende ver ropa en un emperador desnudo. La ropa imaginaria pueden parecer soluciones perfectas para los mayores problemas en su industria. Desafortunadamente, las ilusiones no son la realidad.

Siento ser el mensajero de malas noticias, pero el emperador está desnudo. Blockchain sin Bitcoin es una hamburguesa grande de nada.

Traducción de original: https://medium.com/@jimmysong/why-blockchain-is-not-the-answer-3b7d5f612d11

Microsoft anuncia ION, identidad descentralizada sobre red Bitcoin
#2
1 me gusta
destacado globalmente #3