BCH muestra una vez más que los mineros no controlan nada

En mayo del 2017 un grupo de empresas reunidas en Nueva York firmaron un acuerdo que hoy se conoce como el acuerdo de Nueva York. Este acuerdo pretendía satisfacer a ambos lados del, hasta entonces intenso, debate respecto a las opciones para incrementar las capacidades de Bitcoin. El acuerdo consistía en dos fases, que involucraban primero la activación de SegWit, empleando al BIP-91, seguida del incremento del tamaño del bloque al doble. Como respuesta a esto el grupo que abogaba por el incremento del tamaño del bloque decidió crear rápidamente su propia versión de Bitcoin, que posteriormente se ha denominado Bitcoin Cash, resultando en la primera bifurcación severa (“hard fork”) de Bitcoin.

Dos años después de que Bitcoin Cash naciese y continuase funcionando, este grupo de personas se ha viso envuelta en un drama. Existe una controversia respecto a una tasa del 12.5% de la recompensa del bloque que un grupo de personas, entre las que se cuenta a Jiang Zhouer, Haipo Yang, Johan Wu y Roger Ver; desea imponer durante 6 meses para financiar la infraestructura. A este tema se le ha denominado “Infrastructure Funding Plan” (IFP), y es que la energía, ni los equipos, y el equipo de desarrollo salen gratis.

Los usuarios de Bitcoin Cash no han tomado nada bien este hecho, lo que ha resultado en el cambio del cliente Bitcoin Unlimited para que no acepte este impuesto. Los mineros han respondido, por su parte, activando un cambio a la propuesta original para reducir esta tasa al 5%, y para esto han empleado un esquema de activación similar al BIP-9 requiriendo que el 66% de los mineros señalen este cambio e indiquen los proyectos que recibirán los fondos (Bitcoin ABC, BCHD y Electron Cash).

Todo esto muestra fuertes diferencias en la dirección de este proyecto, un escenario similar al que comentaba inicialmente. Bitcoin ABC ya ha implementado el IFP. Bitcoin Unlimited rechaza explícitamente los bloques que tengan IFP. Un desarrollador de Bitcoin ABC, Ftrader, ha efectuado una bifurcación que elimina el IFP. En este escenario los clientes efectuarán una bifurcación permanente cuando se active IFP en mayo próximo, lo que significa que existirán 2 versiones de Bitcoin Cash.

Sin embargo, este hecho sirve para validar nuevamente algo que algunos todavía no tienen claro: los mineros no tienen el control sobre las reglas de las monedas que minan. Es decir, que ellos, por cuenta propia no pueden efectuar cambios, severos o ligeros, en las reglas del software y que luego todo continúe de manera normal. Estamos frente a un nuevo evento que demostrará que, contrariamente a lo pregonado por los proponentes de Bitcoin Cash, los mineros no tienen el control de nada. Son los poseedores de los fondos, quienes deciden qué software van a utilizar para efectuar sus transacciones y por tanto eligen bajo qué reglas desean operar. Esta capacidad de auto-determinación se da a partir de que cada persona utiliza y ejecuta su propio nodo completo, que tiene las reglas que ellos creen que debe tener, y así se forma el consenso. El consenso no se da a partir de votaciones o a partir de que un grupo de mineros decide cambiar las reglas.

Para decirlo más claro, si usted utiliza un nodo completo que tiene ciertas reglas y un grupo de mineros cambia a otras, en donde alguna de estas reglas se invalida o rechaza, en algún momento en su software se efectuará una bifurcación definitiva, al no reconocer o aceptar los bloques minados con reglas diferentes. A partir de allí, se forman dos cadenas de bloques y, por tanto, dos monedas diferentes. Usted puede participar en ambas, si previo a esta bifurcación tenía fondos disponibles en la original. Existirá un grupo de usuarios, como usted, que quiera seguir con las reglas originales y otro que decida unirse a las nuevas. Sin embargo, dado que las transacciones pagan comisión y existe una mayoría de ellas que siguen efectuándose bajo las reglas originales, los mineros simplemente van a plegarse o mantenerse en esta red por motivaciones económicas. Tanto la energía como los equipos no vienen gratis y dejar pasar las comisiones de transacción y las recompensas de bloques, no es algo que les venga bien, pues van contra su modelo de negocio (la forma en que ganan dinero) que tiene costos fijos altos.

Quinpu es un club de Internet. El lugar donde el punk no ha muerto.