Creador de cero correos tiene su bandeja llena

Hace buenos años atrás, cerca del 2008, Merlin Mann inventó el concepto de bandeja de entrada con cero correos, o “inbox zero” en anglosajón. La idea consistía en que cada persona se convierta en un émulo de operador de central de llamadas y de trámite a cada uno de los correos conforme llegasen a tu bandeja, para así archivarlos y de este modo mantenerla limpia, en cero, como el saldo en Yape.

Este es el tipo de ideas que suelen aparecer o llegar al “sector” de “tecnología” y rápidamente se propagan en ese circuito, a menudo a través de Twitter, y en este caso en particular a través de una charla Google. Hoy, probablemente tengan otra cadena de suministro, como LinkedIn o Reddit, o los memes, como bien ha descrito el buen Marc Andreessen. Pues, incluso yo mismo caí en el engaño hasta cerca del 2010. Luego entré en razón, que era lo que tocaba.

El punto con este tipo de ideas relacionadas al trabajo, y la productividad, es el mismo que el de las reuniones y el teletrabajo. Parecen buenas hasta que las llevas a la práctica, algo que no ocurre en el ambiente académico, que es de donde provienen muchas de estas personas. En la práctica atender todos los correos cada vez que llegan, esencialmente te convierte en eso que he descrito al inicio. Participar en eventos, reuniones, charlas en línea, es decir, siempre estar ocupado, personalmente me da la misma impresión. El mensaje que se percibe es que el tiempo que le dedicas a tu actividad principal es muy poco, y pueden deberse a dos casos: o tu actividad es el joseo, o lo que haces ahora no te paga lo suficiente (o a lo mejor nadie te querría dar algo que signifique un mínimo de responsabilidad) así que esperas encontrar algo diferente en cada una de esas interacciones, es decir, estas en búsqueda de empleo.

No tengo nada en contra de ambos enfoques. De hecho, la clave al éxito es ser muy concreto en lo que buscas o quieres. Lo que no recomiendo es pasarte el día sin trabajar, bien trabajes para ti mismo o para un tercero. Pues esto, a la larga, reduce enormemente tus opciones para el futuro. No aprendes nada en concreto, hablas de todo y estas “viendo” todo, pero nada a la vez. Lo que se busca como experiencia no es el transcurso del tiempo, sino con cuántos escenarios distintos en tu ámbito te has topado y cómo has reaccionado a cada situación. Con las relaciones laborales es lo mismo. Nada serio te llegará si hoy dices que estas interesado en tal y en 3 días estas “trabajando” en esta otra cosa, que acaba de llegar. Esto no significa que no lo aprendas, sino que debes tener una dirección, un marco sobre el que actuar a fin de discernir lo que aporta y lo que no.

Habiendo dicho lo anterior, el tema de bandeja en cero, pues es eso, una manera de hacer algo para no hacer nada. Comenté lo mismo cuando al inicio de la pandemia la gente decía que estaba fenómeno teletrabajando. Pero una cosa es responder correos y participar en reuniones virtuales de 3 horas y otra hacer que las cosas pasen desde tu lugar y rol en una organización. A esto último es lo que yo considero trabajar. Lo demás es necesario, pero accesorio, tengas el rol que tengas, incluso si trabajas en atención al cliente o eres comercial.

El buen Merlin ha dado con esta cuenta y 12 años después nos dice que es imposible mantener la bandeja limpia, porque ya no tenemos solo una bandeja, sino muchas. Debemos atender no solo el correo del trabajo, sino el personal, WhatsApp, Slack, las redes sociales, y un largo etc. Que no hay que borrar todos los mensajes, sino algunos, conservar las cosas y organizar el enfoque que debemos tener para gestionar el tiempo. Efectivamente, ha dicho tiempo. Que debemos olvidar que podemos hacerlo todo y que debemos responder a todos los mensajes que recibimos. Vaya.

Como van las cosas, esta reflexión es importante. Dado que la interacción en el mundo laboral ha cambiado a la par de la incursión de nuevas herramientas. Lo que no ha cambiado ni cambiará es el tiempo que disponemos cada día para echar a andar los motores que hacen que nuestra parte esté funcionando y aportando adecuadamente para contribuir a los fines del conjunto que es la organización. Una cosa que Merlin recomienda es la desconexión y es algo que hay que practicar para comprender sus beneficios. Apague el móvil.

1 me gusta

Ya en los 90, los centros de atención al cliente tenían en sus políticas el dar 1 hora, dentro del horario laboral, para que la persona haga cualquier otra actividad no relacionada directamente a atender llamadas.

Otra manera de mirarlo es: ¿usted confiaría en un comercio que cada 3 semanas cambia de rubro? ¿volvería a comprarles lo que se les ocurran vender?