DCEP: Qué es la criptomoneda de China

¿Qué es la criptomoneda de China?

Se trata de una emisión digital de la moneda China, que es el Yuán, y que emplea las tecnologías denominadas cadena de bloques para su funcionamiento. A nivel económico es lo que se conoce como CBDC, moneda digital emitida por el banco central, tema que se ha comentado aquí previamente. El aspecto principal, a nivel técnico, es que no se trata de dinero digital como puede ser el que ya se utiliza en este país en aplicaciones móviles como WeChat o Ant Financial (antes AliPay) o el BIM peruano; sino que emplea tecnologías de cadena de bloques para su implementación y funcionamiento.

A nivel conceptual se trata de un escenario naturalmente centralizado en donde la emisión depende del propio banco central, como lo es para las emisiones de dinero fiduciario. De hecho, es dinero fiduciario sobre un soporte digital. De hacerse realidad sería la primera emisión de este tipo por un banco central a nivel mundial. Por tanto, se trata de un hecho no menor. Aún cuando utiliza tecnologías de cadena de bloques, los nodos serán operados por el propio banco central y el gobierno chino, ningún ciudadano o extranjero podrá ejecutar estos nodos libremente, naturalmente. Salvo ese aspecto, lo que resta debería ser similar a cualquier criptomoneda que se conoce. Es decir, contará con una aplicación de billetera, que permitirá realizar transacciones, un explorador de las mismas y otras herramientas relacionadas que se conocen y utilizan ampliamente. Siempre bajo el ámbito y control del Banco Popular de China, el banco central chino.

¿Está respaldada por oro?

Aunque personas como Max Kaiser han comentado que la intención del gobierno chino es crear una criptomoneda que esté respaldada por oro, para competir con el dólar como moneda de reserva, esto está lejos de ser cierto. Aún cuando se conoce que China cuenta con cerca de 1600 toneladas de oro en reservas, lo que lo ubica en quinto lugar a nivel mundial, ciertamente, como con muchas cosas que hace el gobierno de este país, no existe información transparente respecto a los planes que tienen quienes lideran China, es decir el partido comunista. Sin embargo, se sabe que éste no tiene ninguna intención de embarcarse en tal empresa.

¿Porqué lo hacen?

Huang Quifa, vice-presidente el Centro para Intercambio Económico Internacional (CCIEE) ha expresado su opinión en un discurso en octubre del 2019.

SWIFT opera un sistema de pagos desfasado, ineficiente y costoso. Desde su fundación hace 46 años, la tecnología ha sido actualizada lentamente y la eficiencia se ha vuelto lenta gradualmente. Por ejemplo, las transferencias internacionales usualmente toman 3-5 días hábiles. Los envíos de grandes cantidades usualmente requieren documentos físicos, lo que presenta una dificultad adicional para el procesamiento eficiente de transacciones a gran escala.

En esencia, se piensa que China busca con esto reemplazar el sistema de oferta de dinero o masa monetaria, conocido en el argot financiero como M0, eliminando los costes y fricciones de las transferencias bancarias.También se cree que aliviará los riesgos en cuanto a la falsificación, usos delictivos, y ofrecerá un mejor control y supervisión al regulador, que puede vigilar todas las transacciones al ser digitales.

Por el aspecto geo-político se cree que promoverá la adopción internacional del Renminbi (RMB), que es el nombre oficial de la moneda de curso legal de la República Popular China y cuya unidad básica es el Yuan. Este hecho también significaría un giro en cuanto al actual sistema de pagos internacional, que esencialmente funciona a través de CHIPS (Clearing House Interbank Payments System) o SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication), empresas la primera de ellas americana y la segunda Suiza. Actualmente una empresa China que desea comprar en Perú o Chile debe adquirir dólares americanos (USD) para efectuar el pago por la importación. Ese dinero se transfiere al país de origen a través de los mecanismos mencionados previamente. Hay que tener en cuenta que China es uno de los destinos principales de las exportaciones de muchos países. Por tanto, en un escenario en donde China implementa una moneda digital que por un lado puede servir para pagar a los proveedores, y que, por otro, las empresas de estos países puedan utilizarlo para comprar en la China, sería de gran relevancia para el comercio internacional.

¿Cuándo la veremos hecha realidad?

Según un extenso informe de BoxMining, un sitio de noticias sobre el mundo de minería en criptomonedas, en una primera fase se distribuirá a los bancos comerciales afiliados al Banco Popular de China, como el ICBC y el Banco agrícola de China. El procedimiento será similar al que se hace con el Yuan físico. La segunda fase involucrará a las empresas de tecnología financiera como Tencent y Alibaba quienes operan los sistemas de dinero digital mencionados en la primera parte.

Informes recientes del Banco Popular de China mencionan que las pruebas con el DCEP (Digital Currency/Electronic Payment) chino no solo se iniciarán en la ciudad costera Shenzhen, centro industrial y exportador, considerado también como el Silicon Valley de Asia; sino que también en otras ciudades como Chengdu, Xiong’an, and Suzhou. Hong Kong, vecina de Shenzhen, también sería un potencial destino para una etapa siguiente dado el intercambio comercial entre ambos.

El tema se pone realmente interesante al punto que en una reciente conferencia virtual del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, Máximo Franco Becquer, presidente de la Coordinadora Nacional de Federaciones de Pequeña Minería y Minería Artesanal de Perú, ha mencionado esto, aunque ha confundido el tema del respaldo en oro, que quizá sea lo que ha llamado su atención al ser ellos productores de este mineral.

1 me gusta

Quinpu es un club de Internet. El lugar donde el punk no ha muerto.